Se trata de una de las tendencias de arquitectura más usadas en los últimos años. Además de ser visualmente atractiva, la arquitectura eco-friendly es en extremo amable con el ambiente, pues usa energías renovables y totalmente naturales en beneficio del planeta y prescinde de aquellas que con el paso del tiempo van resultado dañinas al medio ambiente. La arquitectura no solo sirve para erigir edificios y monumentos sino también para favorecer el entorno y cuidar el planeta. Elementos que la arquitectura eco-friendly posee en cada detalle.

Toda construcción eco-friendly usa aditamentos como placas solares, biogás, leña, paneles fotovoltaicos, generadores eólicos o sistemas de cogeneración para la energía eléctrica, entre otros. Estas construcciones también usan en gran medida el agua de la lluvia para evitar el desperdicio innecesario de este recurso vital que cada vez escasea más.

Así como este tipo de arquitectura intenta cuidar al máximo el desgaste de energías no renovables, también busca que los materiales usados no sean contaminantes. Por ello es que encontraremos de manera constante el uso de vidrio, piedra, madera tratada, fango, roca, arcilla o mazorca, entre otros, en las construcciones. 

La fórmula reduce, recicla y reutiliza es rasgo vital en este tipo de arquitectura. Para el eco-friendly es fundamental que todo aquello a lo que se le pueda dar un segundo uso sea casi mandato obligatorio.

Este tipo de arquitectura siempre tendrá como motor el cuidado del planeta, y además en segundo término, la belleza natural de estas construcciones ecológicas que mezclan el milagro de la arquitectura con el de la naturaleza. 

También lee:

Estás estructuras podrían ser parte de una película de fantasía

5 razones por las que tienes que integrar la vegetación interna en una obra

Recibe nuestro newsletter