D

arle el mantenimiento necesario al Acero puede ser exigente, pero al final vale la pena por todos los beneficios que tiene este material.

No es necesario que gastes en productos caros de limpieza, solo necesitas productos suaves. Pero esta si debe ser constante para cuidar el material.

3 o 4 veces al año si este se encuentra en el exterior y todos los días si se encuentra en ambientes higiénicos o en condiciones agresivas.

Y como mencionamos antes, esta limpieza en un poco exigente pues no debes emplear fibras metálicas, ni estropajos y trapos de limpieza que se hayan utilizado para otra función.

Al momento de la limpieza es importante que no frotes con estropajos plásticos a través del grano en superficies de acabado mate, esta puede estropearse.

¿Cómo debe ser la limpieza diaria?

Necesitas limpiar con jabón o detergente suave y agua, es importante que el agua este caliente, de este modo la limpieza será más profunda. Procede a tallar con una esponja, lo mejor será usar un estropajo de nylon limpio o un paño con un limpiador cremoso a base de tiza.

Ahora puedes quitarlo con agua limpia y secar muy bien con un trapo. Es importante que este sea en el momento para evitar oxidación.

Debes frotar en la misma dirección del grano, de lo contrario estropearas el acabado y perderá su brillo.

¿Qué productos puede utilizar para la limpieza?

Los productos que utilices dependerán mucho de la función que debes realizar. Por ejemplo, para quitar las huellas digitales, así como el aceite o las marcas de grasa puedes utilizar acetona, amoniaco, metano.

Por otro lado las manchas por oxidación se pueden quitar usando limpiadores ácidos. Aunque lo más recomendable es solicitar servicios de un profesional para esto.

Al contrario de esto, debes evitar los decolorantes concentrados o productos que puedan liberar iones de cloro, pues solo arruinarán el material.

Recibe nuestro newsletter

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí