Desde las década de 1950 las instalaciones se han convertido en una gran oportunidad para que diversos artistas expongan sus obras de forma original. Estas tienen la finalidad de experimentar y proporcionar una experiencia única a sus espectadores.

Otro beneficio de las instalaciones es que son temporales y se pueden presentar en cualquier espacio, por lo que esta puede mudarse después de un tiempo y dar oportunidad a que sea conocida en diferentes partes del país, incluso del mundo.

Un ejemplo de esto es la instalación de Fort Makersen su galería de Nueva York, esta busca incentivar el juego y mejorar el ánimo de los participantes.

Puffy es una activación conformada por diferentes muebles de felpa, que incitan a los asistentes a cambiarlos de posición, manipularlos e incluso diseñar objetos e entornos que estimulan al espectador, o almenos este es el propósito que describe, Nana Spears.

Spears junto a Fort Makers, Naomi S. Clark, Noah James Spencer son los organizadores y fundadores originales de este instalación. Que además de los muebles implementaron colores pasteles para decorar el espacio sobre lienzos blancos, lo que transmite tranquilidad a quien entra.

Instalaciones que merecen ser mencionadas:

Durante el 2019 llegó Sunday al museo Tamayo, esta fue la primer muestra de Carsten Höler en nuestro país con 37 piezas, en las que encontrábamos desde un carrusel de sillas colgantes, hasta túneles de red, espejos e instalaciones de luz.

Höler es una artista alemán con base en Suecia quién buscaba que los asistentes  con sus piezas.

https://www.instagram.com/p/ByEfS6cBi1N/

Y aunque ya no se puede disfrutar de este existe la instalación lumínica Mnemosyne en Artz Pedregal. En el cual puedes encontrar una estructura de acero inoxidable con un diseño sonoro impecable y una secuencia de luces led que te permiten presenciar un caleidoscopio de 15 metros de largo y 4 de alto.

Esta es del artista mexicano Montiel Coppa que estudio física, historia del arte que ha colaborado en proyectos de arte y arquitectura en México, Estados Unidos y América Latina. Actualmente trabaja en su estudio y colabora con Cocolab y Mayan Warrior como diseñador de iluminación.

Para nuestro siguiente ejemplo nos transportamos hasta Sulzano, Italia, donde se expuso The Floatin Piers, que durante 16 días se podía admirar una obra que representaba la conexión de los pueblos Sulzano y la Isla de San Pablo.

Par esto se realizo un camino amarillo de tela, sostenido por cuadrados de poliestireno, capaces de emular el movimiento de las olas.

Igual en Italia pero en Puglia se instaló la Basilica Di Siponto que le brindaba a los visitantes una experiencia inolvidable, pues esta estructura completaba los restos de una iglesia. Par ello se empleo redes metálicas e iluminación que lograba imponer la estructura.

Esta tuvo la participación del artista Edoardo Tresoldi, caracterizado por sus estructuras traslúcidas.

Recibe nuestro newsletter