Este edificio es uno de los recintos históricos de Ciudad Universitaria, la máxima casa de estudios de México. Se sitúa al lado de la Facultad de Filosofía y Letras, en el campus central de Ciudad Universitaria, donde también está la Torre de Rectoría. La Biblioteca Central de la UNAM domina los jardines principales y se levanta orgullosa con sus 50 metros de altura y su mural de cuatro mil metros cuadrados que está repleto de detalles ocultos que hacen de esta obra un auténtico misterio. Aquí te contaremos algunos detalles y curiosidades fascinantes acerca de uno de los edificios más emblemáticos de la capital del país. 

Su creador

La Biblioteca Central de la UNAM tuvo que ver en gran medida para que Ciudad Universitaria fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La creación de este edificio, y en particular del espectacular mural que la caracteriza, corrió a cargo de Juan O´Gorman, amigo del muralista mexicano Diego Rivera. Gustavo Saavedra y Juan Martínez de Velasco también formaron parte del equipo de creadores.

¿Cómo se construyó?

O´Gorman, de ascendencia irlandesa, se dio a la tarea de usar 150 tipos de piedras traídas desde distintos puntos del país para crear el mural, en lugar de pintarlo con colores que con el paso del tiempo se pudieran despintar. En total, la construcción de la Biblioteca Central inició en 1950 y abrió sus puertas hasta el 5 de abril de 1956.

Distintas caras para diversas historias

La Biblioteca Central está dividida en cuatro puntos: norte, sur, oriente y poniente, los cuales contienen distintos pasajes de la historia de México. El norte, sobre el pasado prehispánico; el sur, sobre el pasado colonial; el de oriente habla sobre el mundo contemporáneo y el poniente acerca de la misma Universidad y el México moderno.

Detalles ocultos

Viendo detenidamente el mural, el espectador se puede dar cuenta de que hay ciertos elementos alusivos a Tláloc, el dios de la lluvia para los extintos pueblos prehispánicos. Otros detalles ocultos que tiene el mural son símbolos masones y la teoría de Copérnico en la que afirmaba que es la Tierra lo que gira alrededor del sol. En cambio, en otra cara se puede ver la idea contraria de Ptolomeo, que pensaba que era el sol el que orbitaba alrededor del planeta Tierra.

Glorioso pasado

Otros elementos alusivos al pasado prehispánico de México se pueden ver en la aparición de los dioses Tonatiuh, Quetzalcóatl, Xuicóatl, Mictlantecuhtli y Tlazoltéolt en la cara norte del gran mural. Ahí también destaca la fundación de Tenochtitlán.

Algunos comentarios en contra

David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayao no vieron con buenos ojos la creación de Juan O´Gorman y emitieron opiniones bastante crudas acerca de la Biblioteca Central de la UNAM. El primero dijo de manera burlona que el edificio y el mural parecían una “gringa vestida de china poblana”, según reporta México Desconocido.

También lee:

Las 5 ciudades con la arquitectura más asombrosa que debes conocer

Tour Montparnasse: el emblema odiado de París

Recibe nuestro newsletter