Cuando una persona se va, deja muchos recuerdos no solo mentales sino sobre todo materiales, mismos que se convierten en una dolorosa carga para los amigos y familiares que le sobreviven. ¿Qué hacer con los objetos personales del fallecido? ¿Cómo dejar de recordarlo si por doquier hay recuerdos de del? Aquí es donde nace la filosofía del Döstädning.

Esta palabra de origen sueco se compone de dos términos: dö, que en sueco significa muerte, y städning, que significa limpieza. Esto se puede traducir como la limpieza de la muerte. Pero aunque suene domo algo tétrico, no lo es tanto ya que detrás de ello hay una razón muy benéfica en pensar en dejar pocas cosas detrás nuestro al morir. 

Todo nacido a peor de un libro titulado El arte sueco de ordenar antes de morir, de Margareta Magnusson, en el que cuenta el momento en que su marido falleció dejando un buen montón de pertenencias que le provocaban dolorosos recuerdos a Magnusson. Ella se dio cuenta de la enorme cantidad de objetos que vamos acumulando a lo largo de la vida y que en un gran porcentaje no sirven de nada. 

La autora reflexiona en el libro que hay que saber vivir esta vida desprendiéndonos de lo que nos estorba, lo que nos sobra y año que solo se acumula sin propósito alguno. Esto nos puede causar una profunda sensación de ligereza, pues antes de morir somos capaces de limpiar un espacio de todo objeto que solo estorbará a quienes nos sobrevivan. Es una forma de alistar la muerte sin dejar carga alguna a quienes se quedarán habitando es espacio que compartimos. 

El Döstädning nos debe llevar a reflexionar sobre la utilidad de las cosas en un mismo espacio: pensar si a la hora de morir algún familiar va a querer conservar determinado objeto y segundo, si dicho objeto causa felicidad o es especial en un nivel personal. Esta práctica debe llevarnos a hacer una revisión constante de los objetos que acumulamos en el hogar y hacer un análisis de la utilidad práctica y sentimental que tienen.

Se trata de dotar a nuestras vidas y espacios físico de una especie de minimalismo que nos permita vivir ligeros, ajenos a las ataduras materiales. Esta limpieza física y emocional tiene diversos beneficios en el presente y futuro.

También lee:

5 consejos que no te darán en la universidad si estás estudiando arquitectura

¿Qué es el interiorismo?

Recibe nuestro newsletter