Es el lugar donde pasas no solo la noche para descansar sino también donde te encuentras para ver la televisión, leer o cualquier otra actividad de placer que te guste o te saque de la rutina. Por ello es que es tan importante que el entorno de tu habitación y su decoración sean agradables y te sientas del todo cómodo en ella. Te decimos los errores que debes evitar al decorar esta parte esencial de tu hogar. 

Decorar las paredes con colores fuertes

Toma en cuenta que lo mejor para las paredes son los colores claros, ya que los fuertes impedirán tu buen descanso. Prefiere los tonos pasteles, neutros o tierra para conseguir un ambiente relajante. Incluso, los colores oscuros como los grises se permiten en dormitorios luminosos si quieres lograr una decoración calma y elegante.

No tener lámparas de noche

Son vitales no solo como elementos de decoración sino de estilo de vida: son excelentes objetos para cuando quieres leer o te tienes que levantar de noche. Dale un toque de elegancia a tu dormitorio incluyendo un par para cada buró. Las indirectas y cálidas convertirán tu dormitorio en un sito acogedor.

Escoger una cabecera sin estilo y rígida

Puede ser que la consideres un elemento sin importancia, pero la cabecera le dará a tu dormitorio una apariencia realmente especial. Si por cuestiones de espacio no puedes poner una detrás de tu cama, la puedes sustituir por unos bonitos cojines o un papel pintado. 

Colocar una enorme colección de muñecos y otros objetos en la cama

Decorar tu cama con muñecos de peluche es algo que debería quedar en la infancia. Tu cama se vería mejor si optas por colocar cojines de diversos estilos. 

Elegir una cama enorme en un espacio tan reducido

Además de incómoda, se verá realmente desagradable tener una cama que abarque más de la mitad de tu habitación. Es ideal que tu cama deje espacios libres de entre 30 y 60 cm respecto a la pared para que de esa manera puedas andar con comodidad. 

Ahora lee:

5 consejos que no te darán en la universidad si estás estudiando arquitectura

Estadio Municipal de Braga: el estadio más rocoso del planeta

Recibe nuestro newsletter