Tanto en el amibo económico como en otros sectores el coronavirus ha dejado diferentes afectaciones al rededor del mundo. Un ejemplo de esto son los eventos que decidieron emigrar a la tecnología digital para beneficiar a sus clientes.

Es por esto que la arquitectura también se verá a afectada e incluso modificada después del coronavirus. Sin embargo, gracias a la cuarentena muchas personas están optando por los proyectos manuales de carpintería o electricidad que no son profesionales pero que buscan hacer arreglos en su casa.

De acuerdo con Rami el Samahy, director de la firme de arquitectura y diseño de Boston Over Under a Architectural Digest, señala que la propagación de este virus ha obligado a que la comunidad del diseño revalúe el trabajo de sus vidas.

Además, asegura que esta no es la primera vez que las ciudades y edificios se verán con afectaciones en la arquitectura y pone como ejemplo la renovación de Haussmann del París de 1800, que después de la epidemia de cólera en la reacción de Nueva York del siglo XIX a las condiciones miserables de las viviendas.

Cambios en la arquitectura:

Por este brote muchas personas se encuentran en sus casas trabajando, por lo que el uso de la oficina podría mostrar un declive después de esta situación.

Verás, el home office tiene muchas ventajas de acuerdo con el portal de empleo OCC el home office permite mayor productividad de sus colaboradores, beneficia a la economía en recursos e instalaciones. 

Asegura que puede existir hasta un ahorro anual de hasta 39 000 pesos en traslados y 590 horas al año en trasporte público. En cuanto al rendimiento del trabajador, este incrementa la creatividad, y la motivación de los trabajadores. Sobre todo por que están trabajando dentro de su comodidad.

Definitivamente reduce el estrés de la oficina, por lo que no necesitaras buscar pretextos para pararte de tu lugar a despejar la mente. Trabajar desde un lugar cómodo y sin ruido es tu elección mientras cumplas con tu trabajo.

Claro que este tipo de trabajo no es fácil cuando nunca lo has practicado. Por lo que no todas las empresas optarán por esto y seguirán con el método tradicional, aunque Samahy señala que muchas personas optarán por rediseñar su casa para hacer homo office.

Otro cambio es la influencia de las tecnologías, pues al tratar de evitar los contagios, las medidas de distancia pueden influir en esto. Por ejemplo, un ascensor en el que no debas tocar nada, par evitar que los virus se contagien por medio de las manos, al tocar superficies infectadas.

Los espacios públicos también podrían tener cambios, por ejemplo, el Centro Memorial Sloan Kettering de Nueva York el equipo de ICRAVE trabajo en crear nuevos espacios para que los pacientes esperan.

Por ejemplo para este centro se crearon rincones de espera que cuentan con tecnología RIFD para rastrear y alertar a los pacientes.

Recibe nuestro newsletter