Para inicios de septiembre de 2020, el sector de la siderurgia y la construcción comienzan a mostrar signos para salir de su caída más marcada en los últimos 11 años y empieza a buscar la solución que permitirá la estabilidad entre la oferta y la demanda durante los siguientes meses, según la perspectiva de Gerdau Corsa, una de las empresas líderes en el segmento de venta de varilla. 

A nivel internacional hay motivos para pensar de manera positiva: tal y como sucedió en julio, China mantiene su ritmo de recuperación y continúa demandando exportación de acero para mantener su ritmo de crecimiento en su economía. Por este motivo es consecuente que la demanda de chatarra mantenga sus precios al “alza” y favorezca condiciones de incremento de precio generalizado en la industria siderúrgica. 

¿Este proceso de mejora comercial será una tendencia? Es muy temprano para clasificarlo así, la incertidumbre se hace presente en estos comportamientos comerciales.

El panorama en México 

A pesar de existir un incremento moderado en la demanda de acero durante agosto, aún no es momento para considerar que existe una recuperación como tal. 

Algunos proyectos que tuvieron que ser detenidos cuando comenzó la pandemia ya retomaron sus actividades, aunque con mucha cautela.

En cambio, existen proyectos como el Aeropuerto Felipe Ángeles y los inicios de Dos Bocas, los cuales van a un mayor ritmo. Algunos productores no han podido atender de manera adecuada a sus clientes regulares. 

Gerdau Corsa afirma: “Hay que hacer notar inclusive la posibilidad de ejercer el presupuesto del proyecto del Tren Maya en lo asignado para 2020 hasta diciembre lo que acelerará la demanda de varilla en la zona sureste”. 

Perspectivas acerca de la oferta 

Durante septiembre, la capacidad instalada de producción estará demandada por las ventas de exportación ya pactadas previamente y el abastecimiento de las obras prioritarias de gobierno federal, lo cual provocará que haya faltantes intermitentes por calibre a lo largo de septiembre. Por momentos se percibirá una mayor demanda a la capacidad de oferta favoreciendo la consolidación de incremento de precios. 

“Nuestro paro por mantenimiento mayor de la planta abonará un tanto a esta situación de menor oferta en el mercado. Continúa latente la posibilidad de padecer efectos en contra por afectaciones del COVID-19 a la producción de cualquier productor del medio”, afirma Gerdau Corsa. 

La demanda doméstica estará por encima de la oferta nacional durante septiembre. El incremento de precios de la materia prima seguirá contabilizando en los costos de producción, faltantes intermitentes en mayor parte en calibres de 3/8 y 1⁄2”. Estas condiciones acumuladas han generado condiciones ideales para la consolidación de incremento de precios y abren la posibilidad para un nuevo ajuste al alza a mediados de mes. 

Recibe nuestro newsletter