Con el brote del coronavirus, muchas personas se encuentran ya en casa realizando home office, una técnica que es nueva para muchos. Aunque no puede ser realizado por todos los empleos.

Este se puede realizar para redactores, diseñadores, contadores, personal de soporte técnico, profesores de cursos en línea, entre otros.

Incluso esta forma de trabajo ya se viene considerando desde hace un tiempo, pues el 19 de junio del 2019 se aprobó una nueva prestación laboral, pensando en la calidad de vida del trabajador.

Beneficios del home office:

De acuerdo con el portal de empleo OCC el home office permite mayor productividad de sus colaboradores, beneficia a la economía en recursos e instalaciones. Asegura que puede existir hasta un ahorro anual de hasta 39 000 pesos en traslados y 590 horas al año en trasporte público.

En cuanto al rendimiento del trabajador, este incrementa la creatividad, y la motivación de los trabajadores. Sobre todo por que están trabajando dentro de su comodidad.

Definitivamente reduce el estrés de la oficina, por lo que no necesitaras buscar pretextos para pararte de tu lugar a despejar la mente. Trabajar desde un lugar cómodo y sin ruido es tu elección mientras cumplas con tu trabajo.

Claro que este tipo de trabajo no es fácil cuando nunca lo has practicado.

Desventajas del home office:

Por ser un trabajo a distancia problemas técnicos pueden afectar la comunicación entre los trabajadores e incluso retrasar el trabajo. Además que la relación con otras personas es fundamental para el ser humano.

Claro que no te diremos que te debes llevar bien con todos tu colegas, pero muchas personas construyen amistades en su oficina de trabajo, incluso la relación con otras personas es lo que desarrolla valores como la empatía y la tolerancia.

Otro reto que se puede presentar para muchas personas es acostumbrarse a trabajar desde su casa, sobre todo si nunca lo habían hecho. Esto porque pueden existir diferentes distractores que no se tienen en una oficina de trabajo.

5 tips para no fracasar con el home office:

·Inicia tu día cómo lo harías en un día normal de trabajo, toma un baño como todas las mañanas y desayuna, después ponte ropa cómoda pero casual. Evita por completo la pijama o querrás regresar a la cama.

·Desayuna, es muy importante que inicies el día con un buen desayuno y ahora tienes la oportunidad de desayunar bien, porque no gasta tiempo transportándote. Prepara algo rico y nutritivo con fruta, cereal, granos, yogurt, leche, pan integral, entre otros alimentos ligeros.

·Realizar ejercicios para agilizar la mente, estos incluso los puedes practicar mientras desayunas. Puedes armar crucigramas, juegos matemático como el sudoku, hasta leer las noticias, para que tu cerebro trabaje más rápido.

·Organiza y prepara tiempos, pero sobre todo, respeta estos tiempos. Tu más que nadie sabe cuanto te toma una tarea, así que pon como meta terminarlas en ciertas horas, incluso hay aplicaciones que te pueden ayudar a esta tarea.

·Muchas personas recurren a la música para alejar distracciones. Ahora que, si tu eres de los que no pueden trabajar escuchando a Eminem, a Lady Gaga o The Rolling Stones porque te distraes más, entonces puedes recurrir a la música instrumental pues esta ayudará a crear un ambiente pasivo pero perfecto para trabajar.

Recibe nuestro newsletter