Una de las ventajas del acero es su flexibilidad es que puede doblarse sin romperse, entre sus usos se destaca el uso para producir elementos largos, en los que encontramos las barras y el alambrón, estos al mismo tiempo dan paso a la elaboración de cables o mallas electrosoldadas. 

Como estos existen, las barras que son un elemento de sección maciza en la cual predomina la longitud y puede ser redonda, cuadrada, rectangular, oval o de diseño especifico. Otro es el alambrón que es un producto largo de sección circular que se obtiene por laminación en caliente y enrollado.

Este es trefilado para producir alambres de diversas calidades y también para la fabricación de pernos y clavos. Claro que existen diferentes tipos de alambres y estos varían de acuerdo al contenido de carbono y los componentes de aleación del acero.

Por otra parte, los cables son un haz de alambres y se producen en diversas calidades de acero según su aplicación y uso. Su empleo va desde cables pretensado, para estructuras de hormigón pre y postensado, hasta las estructuras tensadas.

¿Cuándo entran las mallas?

Estas se producen en diferentes secciones y dimensiones y son usadas principalmente en la construcción en refuerzos para hormigón como en cierros. Por ejemplo, la grating es una malla soldada y fabricada con chapa de acero al carbono para diversas aplicaciones, sobre todo para pisos industriales.

Estas mallas se conforman por un entramado metálico compuesto por plancharlas o platinas de 25mm a 50mm de altura x 2 a 3 mm de espesor, aunque las dimensiones y diseños pueden variar según los requerimientos del proyecto y procesos productivos de cada fabricante.

Como con otros productos, debes elegir muy bien donde adquirirlos y que estos cumplan con ciertos lineamientos. Es así que Ansacero fabrica sus alambres bajo la norma ASTM A510 y A510m en grados de acero SAEbajo y alto carbono.

Recibe nuestro newsletter