La soldadura es una actividad esencial para el desarrollo de nuevas estructuras, lo que es un punto a favor para desarrollar de forma efectiva la idea principal de un arquitecto.

Antes de practicarla debes tomar las medidas adecuadas, para evitar accidentes. Esta puede ocasionar quemaduras, descarga eléctrica, humos venenosos o sobreexposición a la luz ultravioleta.

Entre las soldaduras más novedosas se encuentra la soldadura por fricción, que se emplea para la unión de metales.

Retos de las soldaduras:

El hierro fundido cuenta con un contenido de carbono de 2 al 4 por ciento, 10 veces más que la mayoría de los aceros, este contenido de carbono hace de carbono hace que el carbono forme escamas de grafito.

Para esto el hierro se vierte en molde y se deja enfriar, es en este proceso cuando se puede hacer piezas fundidas sin grietas por el alto contenido de carbono. Claro que la temperatura juega un papel importante, pues no debe estar fría o a alta temperatura.

De acuerdo con el texto “Procedimiento para la soldadura de Hierro Colado”, el hierro fundido debe estar a una temperatura aproximada de 1450 grados F., pero a demás, se asegura que no se debe mantener a esta temperatura durante largos períodos de tiempo.

Formas de soldaduras:

Primero te hablaremos de la soldadura por arco eléctrico. Esta es eléctrica con electrodo recubierto.

Se caracteriza por la creación de un arco entre una varilla metálica llamada electrodo, y la pieza a soldar.

El siguiente ejemplo también es una soldadura eléctrica que se caracteriza por soldarse por puntos. La soldadura por costura sustituye las puntas de los electrodos por rodillos y son presionados por el borde de éstos, que empiezan a soldar.

Por último te hablamos de la soltura por puntos, este se emplea principalmente para chapas. Su nombre se debe a las pequeñas zonas circulares que quedas al soldar. 

Es por su tamaño de estas pequeñas soldaduras lo que le dan su nombre. Los electrodos pasan la corriente eléctrica que realiza la fundición.

Recibe nuestro newsletter